En la introducción a este blog (enlace), mencionaba el hincapié que íbamos a hacer en el software libre relacionado con la traducción y la localización. Así pues, no es extraño que esta primera entrada esté dedicada a Anaphraseus (enlace), un complemento de OpenOffice.

Quienes no estén familiarizados con el gran alcance del mundo del software libre puede que no conozcan OpenOffice, que es una suite ofimática, al estilo de Microsoft Office, pero por la que no hay que pagar una licencia por unas aplicaciones que, en la mayoría de los casos, quedan desaprovechadas, pues no las vamos a utilizar con frecuencia o, si me apuras, casi nunca. Además de ser gratuita, cuenta con todas las funciones de MS Office, se encuentra traducida al español (por cierto, si os interesa, podéis participar en la traducción aquí) y podemos personalizarla, al estilo de otros programas como el navegador Mozilla Firefox o el gestor de correo electrónico Mozilla Thunderbird, mediante extensiones o complementos de manera igualmente gratuita. Estos complementos permiten modificar funciones de OpenOffice o añadir otras nuevas.

Este es el caso de Anaphraseus, una extensión que, imitando el modo de trabajar de Wordfast Classic, se añade a OpenOffice como una barra de herramientas que nos permite traducir utilizando memorias de traducción dentro de esta suite ofimática. A diferencia de Wordfast Classic, Anaphraseus es gratuito, lo cual, sin duda, es de gran ayuda para un traductor en sus comienzos o si no dispone de grandes recursos económicos. A continuación, voy a explicar cómo podemos descargarnos e instalar Anaphraseus para después trabajar con él.

En mi caso, la ley de Murphy ha funcionado mejor que nunca: ha sido ponerme a realizar capturas de pantalla para este tutorial y actualizar la versión de Anaphraseus (actualmente, la 2.01 beta) y empezar a fallar todo, así que he tenido que recurrir a una versión anterior de Anaphraseus que tenía guardada (la 1.23 beta). Como no está localizada al español, los nombres de funciones aparecen en inglés, con su traducción al español, que puede no coincidir exactamente con la versión localizada. A pesar de ello, he podido realizar alguna captura de pantalla con la versión más reciente (en ese caso, lo indicaré). Si podéis, utilizad la última versión, que estará más pulida que la mía y tendrá más funciones.

El primer paso (contando con que ya tenemos OpenOffice instalado) consiste en dirigirse a la página de descarga de Anaphraseus (si queremos echar un vistazo a todas las características del complemento, podemos acudir a la página del proyecto) y, lógicamente, descargarlo y guardarlo en el ordenador. Tendremos un archivo .zip que habrá que descomprimir en una ubicación que deseemos (al tratarse de varios archivos, recomiendo extraerlo en una carpeta aparte), donde, entre otros, veremos un archivo .oxt (extensión o complemento de OpenOffice). Bastará con hacer doble clic sobre él para que se abra el administrador de extensiones de OpenOffice. Otra forma de realizar este proceso consiste, con el Writer abierto (al abrir OpenOffice, elegimos crear un nuevo Documento de texto), en seleccionar Herramientas > Administrador de Extensiones. En cualquier caso, tras aceptar el acuerdo de licencia, para lo cual se debe mover la barra de desplazamiento del texto hasta el final, se instalará el complemento. Basta con cerrar Open Office y volver a abrirlo para poder empezar a trabajar con Anaphraseus.

Si tu versión es la 2.01 beta, aparecerá un botón con el texto Crear Menú y Barra de Herramientas Anaphraseus. Si lo pulsamos, se crea un nuevo menú desplegable con el nombre de Anaphraseus y una barra de herramientas, que se muestra en su totalidad si pinchamos en el botón con el icono del sol. La siguiente imagen permite hacernos una idea de la situación actual:

Barra y menú de Anaphraseus

Barra y menú de Anaphraseus

En la versión que he utilizado, la 1.23 beta, el menú y la barra aparecen nada más abrir OpenOffice Writer.

Al desplegar la barra de herramientas o el menú, podemos acceder a las funciones típicas de un programa de traducción asistida, como abrir o cerrar segmento, añadir términos, fusionar o separar segmentos, recuperar el segmento original. Quizás la más interesante en estos momentos sea la función Configure (Configuración), a la que podemos acceder mediante el atajo Alt + F9, y que vemos en la siguiente imagen:

Configuración

Configuración de Anaphraseus

En esta sección podemos establecer la memoria del proyecto, importar una memoria en formato TMX, reorganizarla, invertir los idiomas de origen y destino, establecer glosarios y muchas otras funciones que podéis explorar vosotros mismos (me imagino que en la versión 2.01 beta que encontraréis en la página web de Anaphraseus hay funciones añadidas, pero no he podido comprobarlo por los errores que he comentado anteriormente).

Para comenzar a traducir un texto, seleccionaremos el botón de la barra de herramientas o la función en el menú Anaphraseus, o bien podemos utilizar el atajo de teclado correspondiente, (en la versión de Anaphraseus que he utilizado, la 1.23, hace falta activar los atajos de teclado en el menú de Anaphraseus para poder utilizarlos), Alt + tecla abajo (imagen).

Una vez traducido el segmento, se guardará en la memoria, y si lo volvemos a abrir, veremos que se ha quedado con un color de fondo verde, lo que nos indica que existe un  100 %, o coincidencia total, en la memoria para ese segmento.

110% en la memoria

Coincidencia del 100% en la memoria

En caso de existir una correspondencia parcial en la memoria, se mostrará en color amarillo.

Coincidencia parcial

Coincidencia parcial en Anaphraseus

Ya podemos traducir textos en OpenOffice Writer utilizando una memoria de traducción en formato txt o tmx (Translation Memory eXchange). Al igual que en Trados o en Wordfast, al terminar la traducción habrá que limpiar el documento para eliminar el formato oculto que utiliza Anaphraseus para segmentar el texto. Tan sencillo como elegir la función Clean up (Limpiar). Como se aprecia en la imagen, no queda ni rastro de texto oculto.

Documento después de limpiarlo

Documento limpio

Una vez limpio el documento, estará listo para enviarlo al cliente, revisarlo, etc. Para coger soltura con Anaphraseus y otros programas, sólo os puedo recomendar que practiquéis y que juguéis con ellos, pues es la mejor de aprender, “destriparlos” y descubrir todas sus funciones y posibilidades (también sus defectos, como no). Así que nada, que espero que este tutorial os haya sido de utilidad y que me lleguen vuestros comentarios.🙂