Al final de la última entrada del blog, adelantaba el tema que voy a tratar en esta entrada, los estilos de Trados. En concreto, pretendo hablar de cómo utilizar los estilos de Trados para bloquear o desbloquear texto que, por unas causas u otras, deseamos que se quede sin traducir o, dicho de otra forma, que Trados pase por alto mientras traducimos. Recomiendo leer la entrada Proteger texto para que no sea editable con Trados del blog Algo más que traducir, aunque yo me voy a centrar en Word, concretamente en Word 2010, aunque el proceso es casi idéntico en las diferentes versiones.

Alguna vez me ha tocado lidiar con partes que el cliente no quería traducir y, para identificarlas de un solo vistazo, las había marcado con un formato diferente, bien con el texto en otro color o tamaño o tipo de letra, o bien con subrayado, cursiva, etc. El problema de este método se encuentra en que, si traducimos con Trados, tenemos que ir procurando no abrir o editar segmentos en lugares no deseados, puesto que Trados añade etiquetas en forma de texto oculto y tendríamos que volver atrás. Como es lógico, si tenemos que estar cerrando segmentos y saltándonos el texto no traducible en un documento extenso, llegará un momento en que nos podemos liar y llevarnos un disgusto. Por esta razón, conviene marcar el texto no traducible con el estilo de Trados que lo identifica como tal, gracias a lo cual podemos ir pasando de segmento a segmento sin ni siquiera utilizar el ratón. Cuando hayamos acabado y limpiado la traducción, simplemente hay que realizar el paso contrario para poder entregar nuestro trabajo sin preocupaciones.

Antes de nada, conviene aclarar qué es un estilo de Word. Grosso modo, un estilo es el conjunto de características que se asignan a un documento o a alguna de sus secciones, tales como la fuente y su tamaño, el color del texto, la alineación de los párrafos, el espacio entre líneas, etc. Word incorpora unos estilos propios desde que se instala, de los cuales el estilo Normal es el predeterminado. No obstante, el propio usuario puede añadir todos los estilos que desee según sus preferencias (podéis consultar en el blog Informática para Principiantes). Por su parte, Trados incorpora tres estilos de su propia cosecha:

  • tw4win External (estilo externo de Trados, característico por su color gris)
  • tw4win Internal (estilo interno de Trados, característico por su color gris)
  • tw4win None (estilo de Trados basado en la fuente de párrafo predeterminado; explicaré esto más adelante).

Aparte de estos tres estilos, existe el estilo DO_NOT_TRANSLATE, de un color sepia, que indica texto no traducible, pero que, por alguna razón que desconozco, no aparece entre los estilos de Trados en Word.

Es posible que, en un primer momento, no veáis los estilos de Trados entre los de Word. Ello se debe a que, a no ser que hayamos abierto un documento donde se encuentren estos estilos, tenemos que “activarlos” antes, lo que podemos hacer de dos maneras (aunque para esta entrada he empleado Office 2007, el proceso es muy similar en la versión 2o03 y 2010; también podemos recurrir a los atajos de teclado para no perdernos):

  • Abriendo un documento donde aparezcan estos estilos (como el que os podéis descargar de este tema del foro Translatum) y copiar y pegar el texto en el documento que estemos traduciendo.
  • Ejecutando una macro que nos permite trabajar con estos estilos, como se ve en el tutorial que incluyo al principio y al final de la entrada. Con Word y el documento para traducir abiertos, tenemos que dirigirnos a la ficha Programador (si no aparece, tenemos que pulsar el botón circular con el símbolo de Office y, a continuación, pulsar el botón Opciones de Word, que se encuentra en la esquina inferior derecha y marcar la casilla Mostrar ficha Programador en la cinta de opciones) y pulsamos el botón Macros. También podemos ahorrarnos pasos con la combinación de teclas Alt + F8. En la ventana que aparece, tenemos que buscar la macro sAddTagStyles y pulsar el botón Ejecutar. Ahora ya tendremos los estilos de Trados disponibles.

En el documento que utilizo de ejemplo, suponemos que el cliente nos ha marcado el texto no traducible simplemente poniéndolo de color rojo. A continuación os indico los pasos que seguiría para bloquear dicho texto y, una vez terminada la traducción, dejarlo de nuevo en rojo. Lógicamente, estos pasos cambiarán en función de las características que tenga el texto no traducible en cada documento, pero la base es la misma en cualquier caso.

Dado que la entrada ya se está alargando mucho y que yo tiendo a andarme por las ramas, es un poco esquemático, pero creo que se entenderá bien. En caso contrario, podéis dejarme las dudas o comentarios que queráis y os ayudo en la medida de lo posible😉 .

Para marcar el texto como no traducible:

  • Pulsar Ctrl + L para acceder a la función Reemplazar.
  • En el cuadro Buscar, pulsar el botón Más>>, después el botón Formato y, en el menú desplegable, seleccionar Fuente
  • En Color de fuente, elegir el color rojo.
  • De vuelta a la ventana anterior, el cuadro Remplazar con, después botón Más>>, pulsar el botón Formato y, en el menú desplegable, seleccionar Estilos… Acto seguido, buscar y seleccionar el estilo t4winExternal.
  • En la ventana anterior, pulsar el botón Reemplazar todos.

Como veréis, el texto no traducible ha quedado de color gris. De esta forma, Trados omitirá esta parte del documento según avancemos segmentos. Ya podemos proceder con la traducción usando Trados de la manera habitual. Cuando hayamos acabado, limpiamos el documento y lo volvemos a abrir en Word (nota: para que el tutorial no tuviera un tamaño excesivo, se ha omitido el paso de limpiar el documento, por lo cual la frase en inglés que aparece se debe considerar como la traducción terminada). Solamente queda poner el texto no traducible como estaba, es decir, de color rojo, para lo que seguimos estos pasos:

  • Pulsar Ctrl + L para acceder a la función Reemplazar.
  • En el cuadro Buscar, seleccionar el estilo t4winExternal (siguiendo los pasos indicados anteriormente). Si debajo de alguno de los cuadros aparece el formato que hemos utilizado en anteriores búsquedas, tendremos que pulsar el botón Sin formato, al que accedemos después de pulsar el botón Más>>, para que se borre dicho formato y podamos realizar la nueva búsqueda.
  • En el cuadro Reemplazar con, seleccionar el estilo t4winNone.

Así conseguimos que el texto no traducible tenga el formato predeterminado (el estilo Normal). Solamente queda devolverlo a su estado original (en nuestro caso, el color rojo).

  • En el cuadro Buscar, seleccionar el estilo t4winNone.
  • En el cuadro Reemplazar con, elegir el Color de fuente rojo.

Una vez hayamos realizado estos pasos, ya podremos entregar la traducción con toda tranquilidad. Aunque pueda parecer un proceso complicado, pienso que permite ahorrar bastante tiempo en textos con una gran cantidad de texto no traducible.

Si soléis trabajar con textos de este tipo, es recomendable aprenderse bien estos pasos e, incluso, grabar una macro para ahorraros tener que estar seleccionando el estilo, el color de fuente, etc., constantemente, como en la entrada de Algo más que traducir que he comentado al principio de la entrada. Igual me animo a escribir otra entrada con la macro de este proceso, aunque tendría que refrescar mis conocimientos de VBA (Visual Basic for Applications) en Word.

Y para terminar, como siempre digo, espero que la entrada os sea útil. Espero vuestros comentarios😀

Aquí tenéis el enlace al tutorial en Screencast.com:

CÓMO UTILIZAR LOS ESTILOS DE TRADOS EN WORD