Algunas veces, cuando creamos un proyecto, importamos los archivos de origen correspondientes y los analizamos para averiguar el número total de palabras, puede darse el caso de que haya un gran número de repeticiones. En estos casos, y en especial si el plazo de entrega aprieta, resulta recomendable «aislar» las repeticiones (solo la primera aparición del segmento) por un lado y los segmentos que no son repeticiones por el otro con el fin de ahorrarnos trabajo y tiempo. En una entrada antigua de Melodía de traducción hablábamos de lo que eran las vistas de memoQ y mostrábamos varios ejemplos prácticos que nos podían ser de ayuda en nuestro trabajo diario. Ahora volvemos a este tema para tratar una forma de gestionar proyectos de este tipo (con un gran porcentaje de segmentos repetidos) utilizando dicha herramienta TAO.

El proceso consiste, en pocas palabras, en obtener dos vistas, una que contenga solamente una aparición de cada segmento repetido y otra en la que figuren los demás segmentos (es decir, todo lo que no sean repeticiones). El primer paso es crear una vista con las repeticiones seleccionando los archivos en el panel Traducciones, haciendo luego clic con el botón secundario del ratón y pulsando en Crear vista, como en la siguiente captura de pantalla.

Crear vista en memoQ

En la ventana que aparecerá, daremos un nombre a la vista y marcaremos las casillas Extraer repeticiones y Sólo una ocurrencia de cada, como en la siguiente captura. Es importante tener en cuenta que solo necesitaremos una aparición de cada segmento, ya que, gracias a la propagación automática, nuestras traducciones serán copiadas en las otras instancias de estos segmentos a medida que los vayamos confirmando y enviando a la memoria de traducción del proyecto en cuestión, con el consiguiente ahorro de tiempo.

Vista para segmentos repetidos

Una vez hayamos creado la primera vista, tendremos que hacer lo propio para los segmentos que no son repeticiones, con la diferencia de que ahora marcaremos Sólo segmentos que y elegiremos la opción No es una repetición en el menú desplegable, como se aprecia en amarillo en la siguiente imagen.

Vista para los segmentos que no son repeticiones

Otro modo de crear esta segunda vista es haciendo clic en Opciones avanzadas. De ahí iremos a Filtros comunes y elegiremos (7) Segmentos que no son repeticiones, como se ve en amarillo en la captura de pantalla a continuación.

Segmentos que no son repeticiones en las opciones avanzadas

Ahora que ya tenemos las dos vistas, las podemos traducir como si fueran documentos normales o enviar a dos traductores si las exportamos como archivos MQXLIFF o MQXLZ (como vimos en la anterior entrada del blog) para que ambos trabajen en un archivo diferente al mismo tiempo, lo que es de gran ayuda cuando el plazo de entrega del proyecto es muy apurado. Encontraremos dichas vistas en la pestaña Vistas dentro del panel Traducciones.

Las dos vistas en el panel Traducciones

Como comentábamos antes, aunque solo estamos traduciendo una aparición de cada segmento repetido, si usamos Ctrl + Intro para confirmar cada segmento y no hemos desactivado la autopropagación, memoQ copiará la traducción en los demás segmentos repetidos de forma automática, lo que supone un gran aumento de tiempo, en especial en proyectos muy grandes con un número elevado de segmentos repetidos. Si hemos desactivado la propagación automática por alguna razón, es posible reactivarla en la pestaña Traducción > Configuración de traducción > Autopropagación, como vemos en la siguiente captura de pantalla.

 

Propagación automática en memoQ

Además, como las no repeticiones están en otra vista, una vez hayamos terminado la traducción de ambas y abramos los archivos principales, será el turno de comprobar que todo el contenido está traducido, por lo que podremos exportar archivos bilingües o de destino y enviar los segmentos traducidos a una memoria maestra, entre otras tareas. Así seremos capaces de manejar un proyecto de traducción con muchas repeticiones sin más quebraderos de cabeza de los necesarios.

Como suele ocurrir, cada maestrillo tiene su librillo, lo que significa que este no es el único método para lidiar con las repeticiones. ¿Vosotros tenéis algún método en especial? ¡Animaos a contarlo en un comentario!

Anuncios