Sobre el autor

Así soy yo

Soy José Manuel Manteca, tengo 29 años y me licencié en 2008 en Traducción e Interpretación, con inglés y francés como lenguas B y C respectivamente.. Ahora mismo me dedico a la traducción y a la localización como autónomo tras haber trabajado durante seis meses como traductor de inglés a español en Hermes Traducciones y Servicios Lingüísticos.

Aunque hasta el último momento no decidí qué carrera estudiar, creo que hice muy bien en estudiar Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Madrid. Al haber ido a un colegio bilingüe de inglés desde muy pequeño, me acostumbré a leer y a escribir texto y a ver y oír canciones, vídeos, series… en otros idiomas. De hecho, en el cole, aunque aún no lo sabía, hice mis primeros pinitos en la traducción al traducir para mí mismo los apuntes de la asignatura de historia, que nos impartía una profesora americana. Siempre me acuerdo de lo útil que me fue cuando pasé al instituto y tenía las mismas asignaturas pero en español: al haber traducido mis apuntes, realmente había estudiado dos veces el temario, por lo que se me habían quedado en la cabeza muchas de las cuestiones que había visto en el colegio.

Durante el paso por la carrera se afianzó la pasión por los idiomas y llegué a la conclusión de que no me había equivocado con la traducción. Me aficioné a la traducción literaria, descubrí (y me gustó en algunos aspectos) la teoría de la traducción y la traductología, me quité mis miedos con respecto a la interpretación, que hasta entonces  creía sólo al  alcance de pocas personas, y oí por primera vez conceptos como memoria de traducción, localización, traducción asistida, etc. Aprendimos, aunque en ciertos casos sólo fueran unas nociones, traducción científico-técnica, jurídica y económica. Conocí a un profesor que al principio era mi profesor, luego supimos que era traductor y que al final se convirtió en un amigo y en un modelo a seguir en este mundo de la traducción. En sus asignaturas, aparte de pasárnoslo bien, aprendimos infinidad de cosas sin casi darnos cuenta.

Gracias a él, me di cuenta de la importancia que la informática tiene en mi trabajo como traductor y, desde entonces, intenté que el ordenador no fuera un desconocido, sino conocer todo su potencial, pues se trata de nuestra herramienta de trabajo principal. De esta forma, poco a poco, fui descubriendo la localización de páginas web, las herramientas de traducción asistida y todas esas aplicaciones de software libre que te dejan asombrado.

Al enterarme de que daba clase en el Posgrado en Tradumática, Localización y Traducción Audiovisual de la Universidad Alfonso X El Sabio (desde este año, Experto), un amigo y yo nos decidimos a matricularnos sin dudarlo un instante. Fue una decisión más que provechosa, pues en sólo unos meses descubrí la existencia de programas de localización que permiten trabajar con archivos ejecutables y de recursos (algo que ni se me había pasado por la cabeza hasta entonces), me aficioné a la traducción de videojuegos, me peleé con las peculiaridades de la traducción audiovisual, compilé archivos de ayuda ya traducidos…

También me permitió acceder a Hermes, donde conocí el mundo de la traducción profesional desde el punto de vista de las agencias de traducción, con todas sus ventajas y desventajas. Allí tuve, sin duda, una gran experiencia, que no hizo sino dejarme más claro todavía que quiero dedicarme al mundo de la traducción.

Durante todos estos años, la formación no se redujo a lo puramente académico, ya que todas estas experiencias me han permitido formarme como persona y han influido en mayor o menor medida para convertirme en lo que soy hoy. Mi breve, pero aun así intensa, experiencia laboral, me ha permitido ver algunas de las carencias de la licenciatura en Traducción e Interpretación: debería incidirse más en las herramientas de traducción, en cuestiones básicas cómo la elaboración de un presupuesto, la forma de facturar y la fiscalidad y en temas informáticos destinados a mejorar la productividad en nuestras traducciones sin que afecte a la coherencia y calidad; y debería fomentarse más el trabajo práctico, especialmente en forma de encargos de traducciones. En mi opinión, se emplea demasiado tiempo en asignaturas como la traductología o la hermenéutica del discurso, las cuales, pese a tener su utilidad, no son fundamentales en el día a día de un futuro traductor, y no se dedican las suficientes horas a las tareas prácticas, que son las que permiten mejorar a un estudiante en sus traducciones y el mejor método de aprender este oficio.

Como traductor casi novel, pretendo que este blog sea un medio de compartir mis todavía escasos conocimientos con mis colegas de profesión y de que ellos hagan lo propio conmigo. No oculto mis preferencias hacia el software libre, pero creo para un traductor, cuanto mayor sea el abanico de herramientas que conozca, mayores serán las posibilidades de abrirse en este mundillo. Quiero que este blog sea un reflejo de ello, es decir, que en él se traten todas aquellas cuestiones informáticas de utilidad para nuestra profesión.

También podéis consultar mi página web, mi perfil de Linkedin, mi cuenta de twitter o enviarme un correo a jose.manuel.manteca@gmail.com si lo preferís😉

13 comentarios to “Sobre el autor”

  1. leonardo lopez Says:

    hola amigo esta muy interesante tu biografia y honestamente me gusto mucho tu web😀. La verdad me gustaria poder hacer un efecto a una pagina que estoy construyendo asi como el que tu tienes aqui: los bordes de “la tabla” donde esta todo el contenido estan sombreados, no se si sea una tabla claro por eso lo puse entre comillas, pero bueno espero que me puedas responer🙂 saludos!

    1. jmmanteca Says:

      Hola, Leonardo,

      Me alegro mucho de que te guste mi blog. Siento no poder ayudarte mucho con tu consulta, porque la tabla forma de una plantilla cuyo código fuente no puedo modificar por estar alojado el blog en WordPress.com. Me imagino que si echas un vistazo al código fuente, igual puedas encontrar lo que buscas.

      Gracias por la visita de nuevo😉


  2. Hola José Manuel!
    Te escribo del Dpto. de Marketing de Traducciones Ibidem Group.
    Tengo una propuesta que hacerte y me gustaría contactarte por email.
    Te dejo el mío para que si puedes y si quieres, te pongas en contacto. .)
    traductor@ibidemgroup.com
    Saludos!

  3. Traductora Says:

    No estoy para nada de acuerdo con tu opinión sobre las asignaturas de teoría y de hermenéutica en la carrera. Creo que la Hermenéutica es fundamental, y bastante poco hincapié se hace en ella. También se han dejado por el camino las asignaturas de literatura, que serán todo lo poco prácticas que quieras, pero que enriquecen al traductor (aunque no vaya a dedicarse a la traducción literaria). La carrera es demasiado práctica.

    1. José Manuel Says:

      Hola, traductora:

      Lo primero de todo, gracias por pasarte por aquí.

      Aunque parezca lo contrario, nuestros puntos de vista en cuanto a las asignaturas que me comentas son bastante similares. Sinceramente, creo que es importante dar Hermenéutica y asignaturas de literaria sea cual sea el tipo de traducción al que te vayas a dedicar. Sin embargo, al menos cuando yo estudiaba, Lingüística, Traductología y Hermenéutica se pisaban entre sí, debido a que una buena parte del temario de cada una de ellas se repetía en las tres, lo que motivaba el desinterés en el alumno. Personalmente, me encantó estudiar Hermenéutica y cursar Literatura comparada como optativa (esta segunda asignatura fue, quizás, la que más me cautivó de toda la carrera), pero, como fue mi caso, la forma de plantear y de evaluar cada una de ellas era completamente diferente: mientras que Hermenéutica era la “maría”, que se podía aprobar sin ir a clase ni nada, el trabajo que teníamos que realizar en Literatura Comparada representaba todo un reto, muy interesante para el alumno, y que hacía que se diera cuenta de la verdadera utilidad de los contenidos vistos en clase y de su aplicación práctica en la traducción, en vez de limitarse a copiar contenidos, por muy interesante que fueran, y luego limitarse a repetirlos como un loro en un examen. Por tanto, quizás el problema resida en lograr plantear estas asignaturas (no sé cómo funciona en otras facultades) de un modo interesante para los alumnos, que les permita descubrir las posibilidades de implantarlas en su carrera profesional.

      En pocas palabras, estoy completamente de acuerdo con lo que dices en cuanto a que las asignaturas de literatura enriquecen al traductor. El problema se encuentra en que, en mi opinión, no se apuesta por ellas, bien por parte de las facultades o de los profesores y que, siempre con excepciones, son consideradas “marías” o superfluas ya desde el lado docente, con lo cual es difícil, en mi opinión, que los alumnos se interesen por ellas.

      También quería añadir que mi entrada va más encaminada al hecho de que en la licenciatura faltan más asignaturas orientadas a la traducción profesional, ya que, según mi punto de vista, de nada sirve que el traductor se enriquezca con estas asignaturas si luego desconoce la realidad del sector en que, en teoría, está destinado a trabajar. En mi caso, de no haber sido por un profesor o dos, habría terminado la carrera sin saber cómo facturan o cómo realizan un presupuesto los traductores o qué partes de una página web hay que presupuestar para una traducción, cómo conseguir experiencia o que te encarguen un proyecto, las tarifas que se manejan; o la existencia de asociaciones de traductores e intérpretes tanto en España como en el extranjero o, simplemente, qué es una memoria de traducción o qué herramientas se utilizan en el sector. Por esta razón digo que prefiero concentrar las asignaturas de literatura y la Hermenéutica en tres o cuatro asignaturas “potentes” a las que se preste tanta atención como a la traducción jurídica o económica, por poner un ejemplo, y que de verdad merezcan la pena; y aprovechar los huecos restantes para asignaturas centradas en la traducción profesional y en las herramientas de traducción y de localización, aunque sea a modo de introducción, de modo que el alumno no salga de la facultad y se encuentre sin saber cómo moverse en su profesión.

      Y para tratar todo tu comentario, veo que también comentas que la carrera te parece demasiado práctica, y en este tema disiento. Mirando el expediente académico, si me quitas las asignaturas relacionadas con lingüística, literatura, hermenéutica, historia, las de libre configuración y las relacionadas con los idiomas (de las cuatro que había por lengua, la mayoría eran gramática), solamente cursé tres o cuatro asignaturas prácticas (entiendo que te refieres a práctica de traducción, corrígeme si me equivoco) de las doce o trece que tenía por curso, y alguna de ellas era optativa. Salvo el último año, no recuerdo otro curso que pudiera describir como “práctico”. En otras facultades seguramente será todo diferente, pero no creo que se pueda decir, al menos en mi caso, que la carrera fuera eminentemente práctica en lo que a traducción se refiere (aunque así fuera, nunca podemos olvidar que un traductor se convierte en traductor traduciendo, por muy perogrullada que parezca). De hecho, creo que la carrera combinaba relativamente bien las asignaturas de los tipos que he mencionado antes con las de carácter práctico, teniendo en cuenta las limitaciones en cuanto a las horas y créditos. Lo único que eché de menos fue lo que comentaba en el párrafo anterior.

      Cómo verás, si has llegado hasta aquí (que espero que así sea), ni mucho menos creo que las asignaturas que mencionas sean poco prácticas o inútiles, sino que pienso que están mal enfocadas y que, en algunos casos, repiten conceptos de una a otra (con el consiguiente desinterés de los alumnos, y más si son tratadas como “marías”) y ocupan varias horas que se podrían dedicar, por ejemplo, a la traducción profesional, aunque fuera a título introductorio. Por este motivo, veo más oportuno que se aprovechen sus virtudes para crear unas asignaturas que sean de verdad importantes, que hagan pensar al alumno, que le supongan un reto. Puede que sea una tarea un tanto complicada, pero pienso que el alumno sale ganando porque, al involucrarse más en la asignatura, se enriquece en igual o en mayor medida de cara a su futuro. Y quizás así se consigan unas horas sueltas que se empleen para que el alumno pueda tener por lo menos una primera impresión del sector de la traducción.

      Así matamos dos pájaros de un tiro: los alumnos terminarán una licenciatura formados como personas y traductores, con una gran riqueza de conocimientos, pero también serán capaces de empezar a hacerse un hueco en la traducción.

      Espero que ahora se vea más clara mi opinión. De todas formas, te agradezco el comentario porque pienso que siempre es interesante que haya un debate sano. Está claro que yo no poseo la verdad absoluta y que otras personas no estarán de acuerdo conmigo en determinadas cuestiones, pero siempre estoy dispuesto a oír opiniones distintas. Por eso te animo a que intercambies tus impresiones motivadas por esta respuesta.

      Un saludo,

      José Manuel

  4. Alina Says:

    Fantástico blog, y de gran utilidad.

    Felicidades!

    1. José Manuel Says:

      Muchas gracias por el comentario, Alina, me alegro de que te guste. Espero verte en futuras entradas🙂


  5. […] sobre el  funcionamiento de esta herramienta, os recomiendo la lectura el excelente artículo de J.M. Manteca en su blog Melodía de […]

  6. Desirée Says:

    Jose,

    aún no estaba de que estabas embarcado en la creación de este blog. Me parece muy interesante… Me iré pasando de vez en cuando.🙂

    ¡Hasta pronto!

    1. José Manuel Says:

      Gracias, Desirée, espero seguir leyendo comentarios tuyos por aquí🙂


  7. Hola, José Manuel:

    Gracias por compartir tus conocimientos. Sigo unos cuantos blogs y el tuyo es uno de los más útiles que he visto hasta el momento.

    Saludos.

    Sabrina

    1. José Manuel Says:

      Hola, Sabrina:

      Gracias por el comentario. Me gusta mucho compartir lo que sé, aunque me gusta mucho más aprender cosas nuevas. Y pienso que intercambiar conocimientos es positivo para todos. Además, igual que agradezco que me enseñen cosas que no sé, también me agrada enseñárselas a otras personas.

      Gracias de nuevo por pasarte, espero seguir leyendo tus comentarios🙂


  8. Hola, estuve leyendo tus publicaciones y son muy interesantes ¡Gran aporte! Yo estoy recién comenzando y acabo de escribir algo sencillo, pero quizás lo puedas leer y ayudarme a compartirlo (es para un trabajo de la Universidad) Un abrazo desde Chile.

    https://sankoketranslations.wordpress.com/2016/08/17/st-jerome-his-documentation-process-without-internet/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s